LA LEY DE LA GRAVEDAD (ES GRAVE LA COSA)¿¿???

Siempre digo que quiero que penséis un poco, que escribo desde mi experiencia, como profesional y como «practicante», de actividades en la naturaleza y que lo escrito, probablemente muchos penséis que: no es toda la razón . Ante todo pretendo que sea ameno.

Alla van ………….

Consejos con corazón y razón,

               La ley de la gravedad…. Gran ley. Si pensáis un poco, que muchas veces no lo hacemos o intentamos buscar tres pies al gato, la ley de la gravedad siempre está con nosotros y más en las actividades que realizamos en la montaña. ¿Quién no ha dicho o pensado… por ahí no que me puedo caer? Es un ejemplo, pero si escalo, lo que estoy haciendo o por lo menos yo, es jugar a ganar durante un rato a la ley de la gravedad, nada más. Cuando esquío más de lo mismo y cuando voy de monte y tengo que hacer un paso complicado ocurre igual. Es tan cotidiano que no nos damos cuenta, pero simplemente andando por casa ya estamos jugando con la ley de la gravedad.            

               Después de este sermón vamos al grano, me sigo encontrando gente por el monte haciendo cosas no adecuadas para vencer a la gravedad, pero la suerte existe o los marcianos, puede, no lo se. Lo que más miedo me da, es la falta de conciencia con nuestro nivel para realizar actividades. Estamos en una sociedad muy infantil donde se ha acuñado el lema de que puedes hacer lo que te propongas, el tú puedes. Nada más lejos de la realidad, es mentira y esta sociedad infantil se deprime por no llegar a donde quiere o por pensar que no vale lo suficiente porque no llega a donde llegó Superman.

               Hay que salir para disfrutar y volver a casa, tomar el café con los amigos y comentar la actividad y reírse. Las personas hacen cursillos y yo no entiendo si te venden que eres la leche o te lo crees, pero luego estas metido en un berenjenal cojonudo.

               Casos: un día de perros, mucho viento y nos damos la vuelta de la zona de Valdeón porque era muy peligroso. Pero como no podemos aguantarnos vamos al puerto de las Señales, allí el viento nos permite ir por una ladera sin molestar, pero al llegar al collado es imposible avanzar o muy peligroso y decidimos bajar desde ese lugar. Pero ¡sorpresa! Hay dos personas paradas. Nos ponemos un poco a resguardo para quitar pieles y bajar esquiando cuando nos preguntan…”¿por donde vais a bajar?”. Vamos a ver, ¿qué haces con material técnico sin nivel para manejarlo y en esas condiciones? Luego en los coches, nos dijeron que habían hecho un cursillo de esquí de montaña, uno o dos días, no recuerdo bien. Pero pensaban que podían salir con esos conocimientos, que otros  amigos habían salido. Seguramente fuese en un día bueno, buena visibilidad y todas esas cosas. Pero lo mejor de todo es que ¡no estaban conformes por no haber podido hacer la actividad! Estamos locos o ¿qué?

               Otro día espectacular para disfrutar de la nieve salimos con los esquís, el viento se había llevado la que había en las cumbres con lo que decidimos trazar una huella por una ladera para luego bajarla esquiando y seguir valle abajo hasta que volvíamos a poner pieles para volver a subir. ¡Sorpresa! ¡Mucha gente con raquetas usando para subir por la huella que habíamos trazado! Os preguntareis…¿qué tiene de malo? Mucho, las raquetas no funcionan en medias laderas, el esquí tiene un canto de acero que corta como un cuchillo, la raqueta no. La superficie que necesita la raqueta para funcionar es mucho mayor que la del esquí y sobre todo, funcionan en nieves que no sean muy duras y pendientes poco pronunciadas. Saqué de allí a un señor que lo estaba pasando realmente mal, ganó altura y al no sentirse seguro con las raquetas porque pisaba mal con ellas tenía miedo a bajar rodando por la ladera. Estuve hablando con él un rato para tranquilizarlo y luego le pregunté si se fiaba de mi. En ese momento le hice quitarse las raquetas, coger los bastones bien (que la gran mayoría de la gente no sabe utilizar los bastones en una media ladera como esta…), dejé mis esquís y salimos los dos andando. Sus amigos, que por fuerza, suerte o la tecnología marciana habían conseguido salir del berenjenal preguntaban como se bajaba…. En fin, que vamos a decir              

               Y la ley de la gravedad ¿Qué tiene que ver? No hay que pensar mucho para darse cuenta de que poner dientes nuevos es más caro que romper un brazo o una pierna, pero no tomar nunca más café con los amigos creo que es mucho más caro.

               Vete al monte, disfruta, haz lo que puedas hacer no lo que hacen los demás, puede ser que nunca consigas llegar a donde llegan otros, yo personalmente no llego, pero disfruto con lo que hago, TÚ DISFRUTA CON LO QUE HACES y se consciente de tus limitaciones que todos las tenemos en mayor o menor medida.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad